Preboda en casa de Mire&David

Cuando Mireia nos contó que se casaba no nos pudo hacer más felices. La conocimos en la escuela de fotografía en Barcelona y nos cogimos cariño desde el principio. Que haya encontrado a su compañero nos llena de alegría. 

Quisimos comenzar la sesión preboda en su casa, en su pisito de solteros. Pronto se mudarían y sería un bonito recuerdo. Nosotras teníamos muchas ganas de hacer una sesión de este tipo, un poco más íntima, y nos encantó la experiencia. Ellos se sentían muy cómodos, ya que estaban en su propia casa, y nosotras disfrutamos muchísimo de la luz y de sus cariñitos. 

La importancia de la preboda radica en eso, en crear ese clima de confianza entre vosotros la pareja, y nosotras. De esa forma el día de la boda todo sale mucho más natural, más ágil, y el resultado sentimos que es infinitamente mejor. Conociendo a la pareja, sus gustos, como son, nuestra mirada y la historia son mucho más especiales.