El mundo necesita

gente que ame lo que hace

¡Estás aquí! Eso quiere decir que estás buscando algo especial y que hemos logrado transmitirte un poco de nuestra pasión por lo que hacemos y algo de esa locura que nos hace ser pacientes e incansables a la hora de inmortalizar ese maravilloso momento de la historia de vuestras vidas. Así que vamos a contarte un poco sobre Davinia  y Aloha, fotógrafas de boda pero, ante todo, dos mujeres que quieren sentiros, emocionaros y sorprenderos.

Una canaria y una caraqueña que se conocen en Barcelona, en la escuela de fotografía, allá por el 2011. Así empieza esta historia, tanto personal como laboral. Y desde entonces nuestro amor y compenetración fue creciendo hasta el punto de que, no sólo decidimos unir nuestras vidas, sino también la ilusión por utilizar nuestra pasión común, la fotografía, para inmortalizar historias como la nuestra, llenas de complicidad, respeto y mucho amor.

Somos mujeres soñadoras, emprendedoras, aventureras, amantes tanto de la naturaleza como de la vida hogareña. La amistad, aderezada con ricos manjares, charlas interminables y buena música, están entre los grandes tesoros de nuestras vidas. Disfrutar de cada minuto haciendo lo que más nos apasiona, así gastamos nuestro tiempo.¿Y por qué te contamos todo esto? Porque todo lo que somos, las cualidades que nos definen y el mundo que rodea nuestras vidas definen nuestro trabajo y el amor que en él ponemos.

Así, surgió Miranda&Trubint Fotografía, fotógrafas de boda, porque nos vuelve locas contar historias de amor como la que nosotras estamos viviendo, conocer a parejas que quieran inmortalizar el proyecto de su vida en común y a las que no les importe abrirse en canal para que nosotras captemos su esencia.

Davinia
Miranda

Me licencié en filosofía y continué con mis estudios en Salamanca con un master en lógica y filosofía de la ciencia… sí, lo sé, parece muy loco, pero no lo cambiaría por ninguna otra carrera, te lo prometo. Siempre me interesó el arte, y un buen día decidí estudiar fotografía. Después de muchos cursos, talleres, y muchísimas intensas vivencias, decidí dedicarme a la fotografía de bodas. ¿Porqué? Pues un poco por casualidad y un poco por empatía, coincidía en el tiempo mi historia de amor con la de mis primeras parejas, y era una experiencia super curiosa. Me gusta la complicidad que llegamos a tener con las parejas, lograr que se abran a nosotras, poder estar ahí con mi cámara, sentirme con la libertad de acercarme a ellos y saber que ellos confían, porque se respira… son momentos impagables de mi trabajo, y son algunas de las pequeñas cosas que me enganchan de esta profesión.

Aloha
Trubint

Estudié Diseño Industrial en Caracas, aunque también me interesó el diseño gráfico como tal. Ya en España me lancé a estudiar fotografía, con la que siempre tuve cierto vínculo gracias a mi padre y sus trabajos en analógico. El arte siempre estuvo dentro de mis inquietudes, y la arquitectura en concreto es algo que viene de familia, así que terminé estudiando fotografía de arquitectura, otra de mis grandes pasiones fotográficas. Porque si bien no es algo que pensaba cuando comencé en la fotografía, las bodas se han convertido en mis trabajos favoritos. Soy una persona muy sociable, me encanta conocer gente, y soy muy curiosa, con lo que fotografiar parejas, poder crear esos vínculos, conocerlos en uno de los mejores momentos de sus vidas es todo un placer. Ah! Y soy yo la que siempre termina llorando en las bodas.

¿Quieres saber más sobre cómo trabajamos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies